My name is Ale Fernandez. I live in Barcelona, Spain and I'm Chilean and Italian.
I am a web developer, artist and technical researcher.
I've lived in Scotland, Italy, Spain and England and career-wise I am interested in distributed systems and their applications to improvised performance and ecology.

Twitter

1/29/2017

Aarhus, Dinamarca – Hacia una Europa autónoma – conferencia 24-26 Noviembre 2016

(subo este articulo que escribí ya hace mas de un mes! )

Estoy en el país donde todos toman café negro sin leche ni azúcar, y las bicicletas se aparcan libremente y sin ligar. Esta mañana dichas bicicletas amanecieron revueltas por el viento otoñal en montones y tiradas por las vías ciclables que son parte de cada calle de la ciudad. Es el último día y mañana vuelvo a Barcelona donde veo que hay 10 grados centigrados más que aquí. Tocó buena suerte y no bajó de los 4 grados en toda mi estancia.

 “Les va a costar entender” me había contado por teléfono el organizador del evento, que hace una estancia de visita a un proyecto sobre propriedad privada en la universidad de Aarhus: En el norte de Europa, aún hay un fuerte estado del bienestar en el que la gente suele confiar y depender en sus vidas. Aún no se ha convertido del todo en un sistema de austeridad neo liberal, aunque hubo recortes y cierres de bancos o empresas cuando la crisis golpeó Europa en el 2008, y se piensa que el dinero que hay para iniciativas sociales será siempre menor.

Entender estructuras como la de la CIC o FairCoop entonces sería difícil en un lugar donde el estado y ayuntamiento normalmente premian iniciativas sociales con dinero público, aceptación y apoyo. Esta cercanía viene desde los movimientos y desde las instituciones: la gente confía en el estado que se ve como una fuerza benigna. A pesar de esto, como en muchos países europeos – desde Austria a Francia, se constata una caída política hacia la derecha extrema que comienza a notarse en su clima anti-inmigracion. Tal como se constata en Francia con el Front National, el Dansk Folkeparti no tiene la credibilidad necesaria para ganar elecciones, pero sí para reorientar el debate político hacia la derecha.

La ciudad misma se distingue de Copenhague por ser mucho mas pequeña – un tamaño mas manejable, y aunque todos los daneses parecen ser muy simpáticos y abiertos como gente, esto parecía ser mas fuerte aún en Aarhus, que tiene un dialecto usado en la zona de Jutland. Al mismo tiempo, como en muchos países nórdicos, esta capa exterior de simpatía y apertura suele ser superficial y solo con tiempo y esfuerzo se llegan a profundizar los lazos entre la gente, o eso decían los asistentes que conocí.

El contacto para este taller extendido de 2 días nos vino desde un colectivo de agricultura nómada que se interesó por nuestras herramientas de desobediencia económica. En la práctica, los recursos financieros para pagar el catering y residencias para la estancia de invitados vinieron de la Universidad de Aarhus, pero mucho del soporte práctico vino del colectivo de sonido experimental AMOK y del Institut for X – que gestionan un terreno cedido  en el centro de Aarhus en el que existen varios espacios autoconstruidos de residencia para artistas o proyectos como el colectivo de permacultura de Aarhus. 

Nos habian invitado a mi (Ale Fernández) y a Didac Costa a hablar sobre la CIC y FairCoop durante este evento “Towards an autonomous europe” o “Hacia una Europa autonoma”. El evento reunía varios proyectos autónomos de Dinamarca y el norte de Europa, con muchos académicos y activistas presentando proyectos sobre okupación, reciclaje de comida y cooperativismo. 

Llevábamos varios meses planificando el viaje y el contenido en un hilo de correo larguísimo. Al último momento, por problemas familiares Didac canceló, pero luego puedo hacer su presentación por Skype (después de que se intentara establecer la conexión con 5 ordenadores que no fueron capaz de hacerlo!). 

Durante la primera mañana – el viernes 24 de Noviembre, varios proyectos presentaron sobre la situación de la okupación como movimiento, practica y cultura en Suecia, holanda y república checa. La conclusión en todos los casos, como habíamos visto ya en una jornada sobre okupación durante un encuentro en el encierro cooperativo de Longo Mai, Francia, este verano, es por un lado que hay mucha propriedad libre con la crisis y puede que la situación vaya en cualquier dirección según quien se meta. Los resultados de este cambio de practicas y ideas se ve por ejemplo en Klinika, en Praga, donde un cambio de actitud les ha llevado a ser más inclusivos y al mismo tiempo tener el soporte de muchos sectores de la comunidad por sus actividades sociales y manera de organizarse. 

Lo que me pareció entender desde estas charlas fue que si no se logra cambiar la idea que el okupar lo hacen solo la gente okupa, la okupación como práctica seguirá estando en peligro, y ya es imposible o se encuentra en decadencia en muchos lugares, por su progresiva criminalización y la legalización de algunos pocos okupas más establecidos. Aunque la gente denuncia el cierre de espacios o la falta de ellos - por ejemplo para hacer eventos musicales o artisticos, no piensan en la okupación. 

Pero quien sabe si nuevas formas de actuar lleven estas prácticas hacia nuevas auges. Hay otras maneras de vivir - como la vivienda cooperativa, la cesión de uso, las tierras comunales. Si nuevas olas de gente y dinámicas nuevas pueden comenzar a trabajar este espacio puede haber mas critica de la propriedad privada como concepto limitante en el desarrollo cuando este es la única manera de ser de un espacio urbano.  

Al hablar de las posibilidades y limitaciones de estas formas de vivir y actuar, una conclusión que luego Didac resaltó en su presentación sobre la CIC esa tarde, es que en muchos casos las personas que hacen parte de espacios okupados suelen tener economía propria, y en sus eventos aún se bebe y se vende cerveza industrial de marcas grandes, y las dos cosas son ejemplos de como estas formas a veces no logran superar una visión corta por tiempos, conflictos o criminalización. Hay excepciones notables a estos ejemplos, pero como cada acción positiva que uno pueda hacer, esta se puede quedar parada, o hacer parte de un camino de acciones y dinámicas. Cada acción es parte de una transición en muchos ámbitos, que se puede seguir hacia apoderarse y desarrollar la capacidad de autonomía y interdependencia sinergica para que el cambio no ocurra en un pequeño oasis pero en un entorno mas extendido y inclusivo. 

En las EcoXarxes, en la CIC, y ahora con las bioregiones, se quiso ir mas allá, desde la producción de nuestras proprias birras a centenares de otros productos y servicios, al uso de formas jurídicas como protección hacia estos trabajadores cooperativos, como la prosumición de software libre, y de moneda social, que en conjunto lleva hacia una transformación holística y integral en nuestra manera de vivir alejándonos del capitalismo globalizado y sus varias caras de estado nación.

Didac habló de muchos de estos temas, desde los orígenes de la CIC hasta algunos proyectos clave como Calafou y Ecovila Amat. Espero que cuando este artículo vea la luz, esté disponible la grabación de su charla para que la podamos compartir y no tenga que repetir aquí todo lo que dijo y probablemente ya sabéis. 

Luego yo también presenté sobre FairCoop, hablando de sus orígenes, de como surge desde una critica hacia Bitcoin y hacia las cooperativas tradicionales limitadas a un territorio, y de sus varios proyectos y iniciativas como el Fair Market, Freedom Coop y la nueva versión del software de Faircoin, FairCoin 2. Incluyo aquí mi charla, ahora subida a la red. La recepción fue muy positiva y espero que esto lleve a más encuentros y a la formación de un nodo local que siga como contacto y enlace con esta región. 

Después de preparar un arroz con acelgas hecho con comida reciclada, pude ir a ver un poquito de un concierto de noise en la Exchange Library, un pequeño local basado en el intercambio directo sin dinero y la autoproducción especialmente de comidas, donde tuve mucho gusto de ver productos como Cube Cola y Café biológico mexicano distribuidos con Feral Trade(http://Feraltrade.org ) , una iniciativa artística de distribución global autogestionada con el que participé cuando vivía en Inglaterra. 


El segundo día del encuentro tuvo lugar en el Institut for X (http://institutforx.dk/ )– descrito en el mapa del volantin del evento como  “esa cosa hippy al frente del edificio hipster” y así era. Contándonos de sus orígenes, uno de los fundadores nos contó como se había cedido inicialmente por una semana, con la entrega de la llave, pero el grupo inicial se quedó nomás, y cuando las autoridades se dieron cuenta 3 meses después de que seguían ahí, y además estaban construyendo y rehabilitando varios espacios, se comenzó a legalizar, con el pago de un alquiler y luego de los suministros. Ahora, varios años después, desde la calle parecía una colección destartalada de grandes y pequeñas autoconstrucciones, hechas por la mayoría de materiales reciclados, pero viendo mas de cerca y luego con la presentación que hizo un fundador, todo funciona de una manera muy bien organizada, y permitiendo la existencia de muchos pequeños colectivos y proyectos, algunos de los cuales son totalmente basadas en voluntariado, al lado de las empresas sociales mas grandes. Su lema es "Más es más" - dando la bienvenida a diversos proyectos con una actitud abierta.

La imagen puede contener: cielo, árbol, planta y exterior
Una imagen de una autoconstrucción en institut for x, desde su página facebook en https://www.facebook.com/photo.php?fbid=10210035448815706&set=a.10154146829404385&type=3&theater
El primer colectivo a presentar ese Sábado fue “Floating Cities” (http://flydendeby.org/ ) - Ciudades Flotantes – un proyecto de autoconstrucción de naves y inventos como el barco invernadero, ahora hundido tristemente, pero todos ejemplos de autoconstrucción a partir de la basura. 

Nos cuentan “El objetivo de Flydende By es construir una sociedad sostenible desde abajo. Desarrollamos métodos para crear soluciones sostenibles decentralizadas desde recursos recuperados y organicos. Buscamos maneras de organizar el trabajo, la economía, y la manera de decidir, en una manera justa y socialmente sostenible. Y buscamos maneras de usar el oceano con sentido y de manera constructiva, como parte de una sociedad futura sostenible.” 

Como dijeron los Yes Men que habían hecho un pequeño clip sobre el proyecto (https://www.youtube.com/watch?v=weqVlgAahqc ), esta iniciativa tiene un carácter postapocaliptico que sirve para mostrar como uno podría imaginarse una ciudad de un futuro distopico pero probable, flotando sobre los mares y hecho de la misma basura que el sistema produce en esta era capitalista. Con una nave que sirve de espacio creativo, situado estratégicamente muy cerca de un centro de reciclaje, los dinamizadores habían conseguido obtener permisos y entender la via legal para acceder a los materiales reciclados que necesitaban para construir estos barcos. La propuesta, junto a Foodsharing Copenhagen(http://foodsharingcopenhagen.weebly.com/ ) que también nació de estas dinámicas, lleva a que haya un espacio de trabajo y de comida, hacia espacios autoconstruidos con una creatividad estética y temática de reciclaje marinero muy particular.


Los grupos foodsharing en general han tomado pié en el norte y centro de Europa, a diferencia que en Catalunya donde las redes de reciclaje y el reciclaje callejero de varios grupos informales o autónomos siguen siendo la manera mas conocida de obtener y compartir la comida que normalmente se tira. Los participantes gestionan acuerdos con negocios o restaurantes para recoger periódicamente comida al final del día, navegando situaciones legales que por ejemplo en Dinamarca dicen que la comida ya no es comida una vez que está en un contenedor de basura. Los puntos de reciclaje luego suelen estar en un mapa para formar rutas desde donde se organizan los participantes para llevar estos productos a un lugar donde la gente pueda pasar a recoger lo que se puede repartir. Las participantes recicladoras reciben a cambio de su trabajo una cesta para llevar a casa en base a todo lo que se haya recogido, y normalmente se hace una comida o varias comidas para consumir en el lugar mismo. Esto, mas la presentación de una nueva aplicación android para compartir comida, me dió mucha inspiración para el reciclaje urbano de comida normalmente desperdiciada en Barcelona, donde también hay un grupo de Food Sharing Barça y asociaciones como la PAA y los espigoladors. Junto a iniciativas como los grupos de consumo, distribudoras como la CAC, el Fairmarket con sus compras colectivas y las ecoxarxas, creo que se llega a una alimentación muy comunitaria, social, ética y completa.

Luego fue la presentación de Rethink Activism ( http://rethinkactivism.org/ ) un grupo que en mi opinión va mucho mas allá que otros grupos que se quedan parados con la pelea entre una retorica de protesta contra una retorica de autogestión pura, sin unión entre los dos lados para que se pueda avanzar. Desde varias organizaciones y instituciones, se les refiere la gente que tiene ganas de hacer cosas para mejorar su entorno de alguna manera. 

Los principios de base de este grupo era que cualquiera podía acercarse con una propuesta de iniciativa, no de proyecto – que ven como algo limitado en el tiempo y sujeto a dinámicas individuales de sus participantes – pero de iniciativa entendida como algo que continúa en el tiempo y se puede desarrollar en diferentes maneras según la iniciativa de sus participantes. Un ejemplo era la de un refugiado sírio que producía videos que enseñaban a su pequeña hija en Siria sobre la vida en Dinamarca para que ella pudiera comenzar a entender la cultura de este lugar antes de unirse con el resto de su familia y hacer el viaje a Aarhus. Otros ejemplos fueron una cocina al aire libre, de comida de reciclaje, y un proyecto de skate para mujeres. Todas ideas y iniciativas muy simples, apolíticas, y basadas en princípios claros. 

Por ejemplo, en vez del concepto una vez punk y ahora un poco individualista estilo IKEA del DIY o “Do it yourself” o Hazlo tu mismo - la traducción mas frecuente de la palabra “Autogestión” en los países anglosajones, se habla de manera mas reciente en el mundo de lo común, de la economía colaborativa o sharing, de DIWO o Do It With Others: en vez de hacerlo solo, hazlo con los demás. Aquí la palabra clave es “con”: Hacerlo con otros, no para otros – o sea no crear mas asistencialismo que reproduce jerarquías del benefactor bueno y el necesitado inútil, pero participar desde el mismo nivel que los demás. Otro principio clave era la que pedía a los participantes pensar en iniciativas que no requieran permiso ni dinero para poder empezar. Re-think Activism hacen un encuentro en Septiembre del 2017 y sus miembros visitarán Barcelona dentro de poco. Espero que se pueda establecer un enlace muy potente con este grupo que creo que aporta mucho al entorno activista en Aarhus y podría hacerlo también aquí en Catalunya.
Otras presentaciones fueron la de la ex-fabrica de cerámica de Makvärket, a las afueras de Copenhague - un proyecto comunitario, ecológico y social muy grande (Aquí se ve cuanto: https://www.youtube.com/watch?v=GHVIcPwU7T0 ) y que también desde la documentación y folletos que trajeron (pero mejor ir de persona para averiguarlo), muy bien organizado y activo. Por la tarde tuvimos la presentación de SqEK - un colectivo que escribe sobre la okupación en Europa, que vino a Barcelona hace un año para su encuentro anual, y que entonces traían muchos buenos recuerdos de espacios de Barcelona como Can Masdeu y que ha hecho mucha investigación sobre la migración y la okupación. El resultado de sus investigaciones son varias publicaciones muy profundizadas, que son disponibles como PDFs creative commons en su web https://sqek.squat.net/. Durante el encuentro Tina Stiegler, investigadora en migración, okupación y autonomía presentó varios libros producidos por este colectivo. 

Antes de someter nuestras orejas a los ruidos electrónicos del colectivo sonoro AMOK, acabamos con un plenario sobre la autonomía y la Europa. Cual será nuestro futuro? Sabemos que la unión hará mas posible un futuro positivo para la autonomía y el desarrollo y difusión de estas maneras de vivir y organizarnos. Al final el miedo de no entendernos quizá no era necesario. Como resultado de conocernos, haremos una lista de correo para seguir en contacto. Al volver supe que un miembro de FairCoop italia irá a vivir cerca de ahí y entonces se refuerza la posiblidad de que haya pronto un nodo Faircoop en Aarhus, como de un foodsharing y quizá cuantas otras iniciativas positivas en esta bella y tranquila ciudad. Y la okupacion? Aquí en Barcelona parece que aún se intenta


No comments:

Label Cloud